El Fuerte de Rapitán

(Captura con Nokia N8) — 11-08-2012 

No todos los días se pisa un castillo, una fortaleza. Realmente las vistas son espectaculares, se ve todo Jaca a los pies de la montaña, en mitad del valle. Y los restos históricos del fuerte también son para admirar. Como yo no me se tan bien la historia voy a copiar y pegar de la web de Jaca:

[separator]

Alzado sobre una colina en la vertiente norte de Jaca, el fuerte de Rapitán ha sido testigo del vertiginoso crecimiento de la ciudad en el último siglo pero también de los más tristes episodios de su reciente historia local.

En sus muros cayeron fusilados decenas de republicanos en los primeros días de la Guerra Civil. El tiempo ha diluido esa impronta trágica y ahora Rapitán se ha convertido en el salón de la ciudad, el lugar donde se recibe y se acoge a los más ilustres visitantes, desde los Reyes de España hasta el Presidente del COI, Juan Antonio Samaranch. Sus renovados salones son una especie de sello de distinción.

El lunes 23 de octubre de 1884 comenzaron las obras de desmonte y explanación del futuro castillo en el monte de Rapitán, que desde 1675 había sido dedicado por el concejo a hierba. La majestuosa obra tenía un carácter fundamentalmente defensivo. Su ubicación en la entrada del Valle del Aragón le concedía una importancia estratégica decisiva para la defensa fronteriza del estado.

En 1886 ya había concluido el ancho y serpenteante camino de acceso a la cima y en 1890 llegarían desde la fundición de Trubia once cañones para artillar el futuro castillo. La obra fue ingente. Iniciada a la par que el fuerte de Coll de Ladrones en Canfranc y Santa Elena en Biescas, el Estado destinó cerca de seis millones de pesetas, de los cuales «inmensa mayoría ha quedado entre la clase jornalera de esta ciudad y sus alrededores», según afirmó en El Pirineo Aragonés en 1887 su director Francisco Quintilla. Sólo en abril de ese año trabajaron en las obras de Rapitán doscientos cincuenta jornaleros y numerosos canteros.

Para superar el inconveniente de la orografía, los señores Nogués de Huesca fabricaron un extenso cable de cáñamo de 37 metros y 200 kilos por el que se elevaron los pesados cañones. La gran demanda de braceros logró salvar la catastrófica situación en la que se encontraba este núcleo de población, en una ciudad castigada con cierta asiduidad por numerosas epidemias. Las obras de Rapitán se prolongaron hasta finales de siglo.

  [separator]

 (Captura con Canon EOS 450D) — 11-08-2012

Me gusta explorar, meterme por rincones…porque es ahí donde se ven cosas que otros no llegan a ver. Lástima ver en el ordenador que algo tenía mal configurado en la cámara porque los colores que han salido no son los que tenían que, no corresponden con la realidad (y el balance de blancos no falla, estaba bien xD). Por esta razón que he comentado he editado un poco la foto ajustando los tonos.

Para acabar el post de hoy  dejo una foto del mendas mirando un rato el atardecer.


Datos EXIF de la imagen del día

  • – Apertura: ƒ/3.5
  • – Cámara: Canon EOS 450D
  • – ISO: 250
  • – Velocidad: 1/125s


Día anterior
Siguiente día
0
Quiero saber que piensas, ¡comenta! :Dx
()
x